En el curso 2020-2021 la Unidad Docente APARICIO continuará con la serie de cursos inaugurada el año pasado y que tiene como título “FABER”. En estos cursos, la construcción, como medio a través del cual se materializan de forma consciente las ideas
en arquitectura, tendrá un papel primordial.

La “CULTURA FABER”, por tanto, se entiende como todo aquello que está relacionado con la capacidad de los seres humanos de construir, fabricar o crear artificios -desde herramientas o máquinas hasta arquitecturas- que permiten controlar el entorno y adaptarlo a sus necesidades.
A lo largo de la historia, la humanidad ha desarrollado técnicas diversas para lograr este objetivo y la arquitectura, como parte de la cultura, se enmarca dentro de esta capacidad creadora. En este sentido, podemos entenderla como el resultado de aplicar de forma consciente el conocimiento al servicio de las ideas dándoles forma por medio de la organización de los materiales o las acciones que se ejercen sobre ellos con un fin determinado.
Desde la artesanía a las nuevas tecnologías, pasando por las posibilidades que ofrece la industria, el cuerpo de conocimiento adquirido a lo largo de la historia de la “CULTURA FABER” será fundamental para afrontar los proyectos, estudiando y aplicando en ellos la construcción, no solo como una técnica, sino como un medio de expresión al servicio del espacio y de la experiencia de habitarlo.
En el segundo año continuaremos con la dialéctica de emplazamiento “rural/urbano” atendiendo a dos parámetros que la realidad actual ha demostrado determinantes en la calidad del hábitat humano: DENSIDAD/INTENSIDAD.

Los movimientos migratorios de las últimas décadas han aumentado la concentración de la población mundial y por tanto la DENSIDAD de los asentamientos humanos (en 2050 se prevé que el 80% vivirá en grandes núcleos urbanos, ocupando solamente un 2% de la superficie del planeta). Este aumento de la densidad ha demostrado, en muchos casos, la obsolescencia de los espacios y hábitats urbanos tradicionales, revelando sus carencias en la INTENSIDAD de variables que cualifican su habitabilidad y salubridad, como la luz o la ventilación.
El curso tiene como objetivo plantear una revisión higienista de la arquitectura a partir del trabajo con los dos parámetros que dan título al curso evidenciando su relación, no sólo  con la física u otras ramas de la ciencia, sino con la disciplina arquitectónica. Es responsabilidad de los arquitectos poner solución a las carencias detectadas y reequilibrar una ideal relación entre ambos parámetros, no solo en los espacios de los tejidos urbanos ya consolidados, sino en aquellos futuros, rurales en muchos casos, derivados de la actuales dinámicas sociales y económicas.
El curso se centrará en dos emplazamientos y dos exigencias de intervención complementarias; un área urbana de gran densidad de población y graves carencias habitacionales como es el barrio madrileño de LAVAPIES; y un área rural de clima extremos, EL EJIDO, donde se proyectará un prototipo de nuevo asentamiento de gran densidad para trabajadores temporeros. En ambos casos el arquitecto deberá proponer un nuevo hábitat que logre un óptimo equilibrio de las dos variables de trabajo, garantizando una ideal habitabilidad y salubridad de los espacios proyectados.

 

Curso 2020 – 2021

Curso 2019 – 2020

Curso 2018 – 2019

Curso 2017 – 2018

Curso 2016 – 2017

Curso 2015 – 2016

Curso 2014 – 2015

Curso 2013 – 2014

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *