INTRODUCCIÓN

Como estrategia desencadenante del curso se ha elegido el poner en resonancia al conjunto de los ejercicios de los dos cuatrimestres, de primavera y otoño de 2019, con la enigmática y provocadora obra del “Jardín de las Delicias” de EL BOSCO. El “Jardín de las Delicias”, perteneciente al Museo de El Prado, es una obra capaz de superar su dimensión pictórica para transportarnos a un mundo atemporal más allá de la realidad, plagado de inquietantes espacios. En una atmósfera sin sombras, las figuras y objetos se mueven en una dinámica espiral que los hace flotar sobre un plano, entendido como placas o fragmentos de un suelo que se desvanece sobre un mundo inferior fluido, un ESPACIO LÍQUIDO, anuncio de un posible naufragio. Casi como continuidad a lo enunciado por EL BOSCO, ZYGMUNT BAUMAN hace pocos años definió nuestra cultura contemporánea como la “MODERNIDAD LÍQUIDA”. El BOSCO parece querer expresar el instante “límite” donde se agota una realidad y se avecina otra. La continua aparición de agujeros que taladran el plano real del suelo anuncian la llegada del último día y el comienzo de la eternidad.

Es fácil establecer analogías entre el “Jardín de las Delicias” y la percepción de la cultura y arquitectura actual. Pero lo verdaderamente interesante es observar la estrategia que utiliza El BOSCO para hacernos percibir el instante preciso donde toda la obra alcanza sentido. Sobre un plano abstracto se van posando una infinitud de escenas que en diversas escalas y configuraciones narran un ESPACIO HABITADO pero entendido desde un mundo surreal. Aparecen o se sugieren diversos modos de habitar nuevos o inesperados lugares: La “casa manzana”, la “casa para-guas”, la “casa burbuja”, la “casa ventana”,…. De igual forma estos irónicos “espacios domésticos” se van deslizando o posicionando sobre sorprendentes orificios, plataformas, huecos, perforaciones, animales, torres…

La aproximación al cuadro del Jardín de las Delicias de El Bosco, tomada como referencia conceptual para abordar los proyectos a desarrollar en el curso, nos parece interesante en cuanto que partiendo de un territorio imaginario, éste, con su inquietante temática “LÍQUIDA Y FLUIDA”, pueda aludir o insinuar muchas de las valencias que determinan el actual paisaje de la arquitectura. El objetivo es establecer miradas alternativas que consigan ampliar el espectro de las maneras convencionales de pensar la arquitectura. Tanto la visión lúdica del motivo de la pintura, como la multiplicidad de acciones y acontecimientos que coexisten en semejante enmarque, parecen insinuar la complejidad, diversidad y riqueza de las relaciones que pueden extraerse en cualquier espacio a proyectar.

CURSO OTOÑO

En el segundo cuatrimestre, correspondiente a Otoño de 2019, nos centraremos en las escenas del cuadro derecho del tríptico que hablan del lado “negativo”, del Infierno, del castigo y el lado más oscuro y sombrío de la realidad. Continuando con las interpretaciones extraídas del cuadro de El Bosco, trabajaremos como primer ejercicio, en la fortaleza-prisión de la ciudad de Peniche en Portugal, proyectando espacios de confinamiento y castigo. En un segundo ejercicio proyectaremos sobre un casco flotante de un barco vaciado para desguace, abandonado, un nuevo programa vinculado a la costa (escuela de surf, piscinas flotantes, albergue,…), que necesitará de nuevas arquitecturas, que como un cangrejo ermitaño, habitarán y revitalizarán el casco y nos hagan terminar el curso sobre una nueva y contemporánea “tabla de salvación y fuga”.

PDF Completo

 

Curso 2019 – 2020

Curso 2018 – 2019

Curso 2017 – 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *