Habitar la Naturaleza Productiva

Nos volvemos a situar ante la naturaleza, en esa sucesión cambiante de los cuatrimestres, y en este caso ante la naturaleza alterada por el cultivo o la productividad, como ideal de integración entre el hombre y el medio. Las imágenes aéreas de los campos productivos son documentos de una belleza incuestionable. Esa necesaria transformación para la vida se convierte en nueva, esplendida y verdadera naturaleza. La arquitectura aspira a ese mismo nivel de integración, capaz de desvelar y mostrar las cualidades del paisaje. Integrando todo el proceso artificial dentro de la naturaleza, de manera que se difumine esa dicotomía entre naturaleza y artificio. Este es el reto de experimentación del curso. Proponer nuevos paisajes habitados en el medio natural, aprovechando nuevos datos, necesidades y oportunidades, al amparo de nuestra realidad social, económica, productiva y sanitaria. La repoblación no como huida de la ciudad, porque no queremos abandonarla, sino como alternativa oportuna que nos brinda beneficios incuestionables. Debemos investigar nuevos métodos productivos que ampare a una población con necesidad de trabajar y crear los hábitats necesarios para ello. Hemos descubierto el teletrabajo que nos libera del lugar de negocio concreto, pero también nos atrae vivir en contacto con el lugar de producción, evitando desplazamientos insostenibles. Dos polos opuestos que pueden coexistir. En ambos casos se vive donde se trabaja. La vivienda asociada al espacio productivo. Y en ambos la naturaleza está presente. El contacto con la naturaleza nos brinda la oportunidad de relacionarnos con ella de múltiples maneras, a través de la producción en distintas escalas, pero también a través del deporte y de la cultura, pudiendo conocer en profundidad los lugares y sus secretos. El curso quiere ser un ensayo de nuevas formas de habitar, aunque para ello tengamos que idear nuevas relaciones con la naturaleza, que a su vez generen sinergias de expansión de negocios.

B. TEMARIO

Elegimos un lugar sin cualidades específicas, históricamente agrícola, y por lo tanto abierto a nuevas experimentaciones. Una población que colonizó un lugar para el desarrollo agrícola que ahora está en decadencia, cuyas viviendas han dado paso en algunos casos a segundas residencias y en los últimos años se ha revitalizado por la instalación de plantas termosolares. En un entorno así se propone una expansión paisajística, agrícola, industrial y habitacional. Integrando y concentrando todas estas oportunidades. Cinco Casas es un poblado de colonización de finales de los 50, pedanía del término municipal de Alcázar de San Juan, en el cruce de la carretera de Alcázar de San Juan a Manzanares y de Villarta de San Juan a Argamasilla de Alba. Dispone de estación de ferrocarril que conecta con Madrid y Andalucía. A 20Km en la estación de Alcázar de San Juan existe el desvío hacia Valencia y Alicante. Recientemente se han implantado plantas termosolares fotovoltaicas. Por su cercanía pasa el canal del Gran Prior proveniente del pantano de Peñarroya, alimentado por las lagunas de Ruidera. El acuífero 23 riega la zona para ayudar a una tierra históricamente de cultivo de secano, que con el cambio climático no es productiva y necesita de aporte de agua. Mucha superficie para poca producción. La condición de temperatura y agua podría dar lugar a cultivos más selectos y menos extensivos.

 

Curso 2020-2021

Curso 2019-2020

Curso 2018-2019

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *