La actividad desarrollada en los años 50 en los Poblados Dirigidos por aquellos que estarían llamados a ser los padres de la arquitectura moderna española en la segunda mitad del siglo XX se cuenta entre las más delicadas y llenas de consecuencias de todas sus carreras.
Con escasos medios, en un clima político y económico de gran dureza, y debiendo contar con la mano de obra ofrecida por los propios residentes, los Poblados Dirigidos, con sus aciertos y sus carencias lógicas, se han convertido en un ejemplo de compromiso arquitectónico que ha adquirido con el tiempo la dimensión de un hito en la historia de la arquitectura española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *