Propone re-ubicar tanto la práctica profesional como los discursos disciplinares en tales escenarios contemporáneos, en los que tanto la tecnología, el diseño, el pensamiento crítico o las técnicas ambientales están sometidas a continua reflexión, reconsideración y cambio. Para ello, lo primero es dibujar ese contexto social, político y ambiental complejo al que nos referimos como ‘contemporaneidad’, describirlo. Y describirlo es sinónimo de acotarlo, visibilizarlo, editarlo y convertirlo en un instrumento de trabajo.

En los sistemas urbanos contemporáneos y globales, cultura, tecnología y naturaleza se superponen en un continuo: el primer parámetro es conceptual (cultura), el segundo es instrumental (tecnología) y el tercero es simulado (naturaleza). Es una urbanidad extensa en la que se entretejen las cualidades ya superadas que diferencian entre los sistemas de urbanización, las infraestructuras maquínicas y las construcciones ambientales.

Inmersos en esta realidad urbanizada extensa, continua y propensa a la indiferenciación dentro de la heterogeneidad, la arquitectura no debe entenderse solo como un problema de creación y agregación (de objetos, de espacios…), sino también como aquellos procesos y medios de relación de los sistemas complejos y materiales que se ofrecen ante nosotros. Sistemas que operan con distintos recursos y en diversas escalas para construir este ecosistema artificial que
llamamos territorio.

La urbanización continua pero fragmentaria, sin forma o límites dominantes, no es una versión de la ‘ciudad jardín’, sino de la un medio artificial; un sistema construido capaz de asimilar, sustituir y reproducir el paisaje, las infraestructuras y la arquitectura en un continuo en el que las categorías en juego deben ser necesariamente reconsideradas: estabilidad, cambio, flexibilidad, forma, estructura, etc., al igual que otras que eran ajenas deben ser capturadas o reconsideradas, como el relato, la narración o la identidad.

Este es el objetivo de la Línea#2 de Crítica Práctica: proponer las categorías que permiten describir y entender los sistemas que operan en los sistemas urbanos actuales. Y para ello, establecemos cuatro líneas de investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *