En 1945, Le Corbusier formula por primera vez el concepto de ‘espace indicible’ como un fenómeno de emoción inexpresable que uno siente ante una obra plástica, entendiendo como tal, la arquitectura, la pintura y la escultura. Este concepto fue incluido en varios artículos, publicaciones y exposiciones. Fue, incluso, objeto de un libro que nunca llegó a ser publicado, pero del que se conserva un borrador en la Fondation Le Corbusier.
Dada la importancia que el concepto de ‘espacio inefable’ tuvo para Le Corbusier, la investigación trata de aportar un nuevo enfoque para analizar su obra, o cualquier proyecto de arquitectura, a partir de parámetros relacionados con la búsqueda de la emoción plástica, de lo inexpresable. La metodología de investigación se basa en dos principios con los que se trata de dotar de objetividad a un concepto aparentemente subjetivo. Por un lado, se realiza un estudio de la documentación de los archivos. Por otro, un trabajo de campo a partir de la visita y el análisis de las obras realizadas durante el mismo periodo en el se desarrolló este concepto, para encontrar parámetros transversales capaces de explicar, de forma objetiva, el concepto de espacio inefable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *