Soluciones singulares III / Enclaves excepcionales

En el curso 2019-20 la Unidad Docente de Juan Carlos Sancho continúa con el estudio y desarrollo de “lo singular” como respuesta a las diferentes realidades que afectan a lo arquitectónico. Se da continuidad al tema para los cursos de Proyectos 7 y 8, como preparación para el TFM/PFC del Máster Habilitante en el que la unidad ha impartido clase los últimos dos años.
Se plantea lo singular dentro un sistema complejo, en el que el catálogo “tipo” no llega a resolver todas las soluciones y procesos que hoy requiere lo arquitectónico, con la necesidad actual de optimización, adecuación y economía de medios en cada caso.


Se pueden asumir tres ideas de partida:
I. Lo singular como innovación desde lo que ya existe: dotar de una envergadura propia cada caso particular, modificando las soluciones estructurales, tecnológicas, medioambientales, programáticas o constructivas que los procesos industriales proponen como base de trabajo. Toda solución actual que la industria ofrece surgió como respuesta a un problema concreto para pasar a formar parte de las soluciones industrializadas.
II. Lo singular como una nueva solución al conjunto de variables que afectan a un Proyecto, una estrategia global que permita un desarrollo coherente, unitario y mejorado.
III. Lo singular como evolución que se basa en la adaptabilidad, paradigma de evolución de las diferentes variables que afectan a cada Proyecto y su interconexión entre ellas y lo que la industria ofrece.

El trabajo del curso se enfocará desde el análisis y el diagnóstico al sentido del lenguaje construido, lo tecnológico, lo constructivo, lo estructural, lo climático y medioambiental, lo infraestructural, lo programático o lo social -como variables base- al margen de las que surjan en cada análisis, del estudio propio realizado y planteado por cada alumno.

I. Situación
Este curso vamos a trabajar en El Vivero, en La Manga, Murcia, un área de unas 30 Hectáreas. Se encuentra junto a las Salinas de Marchamalo, enclave protegido con valores paisajísticos y característico de la zona.
Se pretende que se desarrollen propuestas muy diversas que abarcarían temáticas deurbanismo y edificación. El Vivero del Mar Menor ha pasado de ser un paraje natural a un terreno yermo y sin identidad, potencialmente urbanizable, pero que necesita de una reflexión crítica sobre a muchos temas interesantes que le afectan como son el urbanismo especulativo, la edificación innecesaria, el paisaje degradado y contaminado, las emergencias medioambientales, modelos urbanos de explotación del Mediterráneo, modos de vida o la necesidad de pensar nuevos y necesarios modelos urbanos.
El objetivo es alcanzar un itinerario personal de trabajo para desarrollar unas propuestas tan reales como adaptadas a las necesidades del lugar llegando a la singularidad.

II. Programa
 La Unidad trabajará en un contexto real que recorre diferentes escalas territoriales, desde lo infraestructural a lo paisajístico, de lo público a lo doméstico. Los proyectos se desarrollarán en un perímetro flexible que comprende El Vivero del Mar Menor, Murcia. Durante las tres semanas de febrero y en grupos de 3-4 alumnos se desarrollará un trabajo de análisis e interpretación del lugar de trabajo. Cada grupo abordará un tema independiente (topografía, variables atmosféricas y ecológicas, variables sociales y culturales, etc.) y lo presentará al resto de la clase de forma sintética y prospectiva (con propuestas proyectuales relacionadas con los temas abordados y como primer ejercicio del curso).

 El ejercicio principal del curso, debe combinar una reflexión global para la zona con el desarrollo de una propuesta con temática abierta, pero con la complejidad programática necesaria y con implicaciones multiescalar (de lo territorial a lo doméstico) coherentes con ello. El programa y la ubicación exacta serán definidas por el alumno/a de manera coherente y dependiente de su entendimiento del lugar, sus análisis y del itinerario que defina su trabajo.

 Se trabajará en una situación en donde el Programa contará con 30.000 m3 (metros cúbicos) dispuestos en función del programa (compactos, disgregados, lineales…), con un tratamiento de espacio exterior integrado en proyecto de manera coherente. Además una parte del programa deberá contar con un equipo de viviendas libres ligadas al uso previsto.

Curso 2019-2020

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *