Se reflexionará sobre la ciudad postindustrial, la ciudad postburbuja y el “urbanismo del espectáculo”, y se investigará cómo las ruinas llegadas hasta nosotros pueden convertirse en espacios de necesaria oportunidad, de regeneración de la vida urbana.
Será necesario constituir herramientas que permitan visualizar de manera estratégica el patrimonio, superando la idea de éste como entidad monumental estática para comenzar a entenderlo más desde su dimensión cultural y su cotidianeidad. Del mismo modo, es pertinente la aplicación de una visión integrada del proyecto de vivienda en la ciudad frente al carácter fragmentario propio de los marcos normativos a los que está sometida para, en última instancia, alcanzar la innovación, no solo en materia de diseño, sino también en lo relativo a la promoción, la gestión y los modos de tenencia. Esto nos permitirá producir nuevos esquemas tipológicos y funcionales para ser implantados sobre la ciudad existente.
La cuestión se centra en la definición de operaciones estratégicas dirigidas a la transformación y/o rehabilitación del patrimonio. Su potencial está en poder convertirse en soporte-contenedor de nuevos programas urbanos, en referencia directa sobre los conceptos de “programación semiautomática” e “inestabilidad programática” desarrollados por Steven Holl a partir del discurso elaborado por Rem Koolhaas.
Desde este punto de vista, dos serán las estrategias que pueden permitir redefinir el patrimonio. Por un lado, la implantación de programas híbridos. Por otro, el reciclaje de edificios existentes. Frente a la demolición como respuesta inmediata, se hacen necesarias precisas operaciones de cirugía y acupuntura urbana (infiltración, relleno, reparación, revitalización, reprogramación, etc.) para refrescar una arquitectura que con el paso del tiempo no ha hecho más que consolidar sus valores intrínsecos.
Para ello, el proyecto se convertirá en el laboratorio de experimentación de arquitectura donde proponer, negociar y confrontar transformaciones formales y programáticas en edificios abandonados. Los proyectos que se proponen se encontrarán entre la intervención y la invención, pues se trata en palabras de Lina Bo Bardi, de “construir otra realidad”.

caso de estudio
La desidia y el abandono han ocasionado que el Palacio de la Música de Gran Vía 35, construido por el arquitecto Secundino Zuazo en 1926, lleve cerrado desde 2008. Fue sala de conciertos y luego cine. En el se proyectó Lo que el viento se llevó. La mayor parte de los antiguos cines o teatros de esa calle han encontrado en la reconversión cercana a un parque temático comercial, una salida a la obsolescencia de su uso en los centros urbanos. Gentrificación, terciarización y otros sistemas de “renovación” del centro no tienen sentido hoy en día. Es otra cara de la especulación inmobiliaria. Pero puede haber otras maneras de actuar y ahí se investigará durante el curso.

El programa tratará de encontrar a través de la mezcla de usos (residencial, cultural y comercial) una respuesta distinta a la habitual. Se desarrollará un proyecto creativo justificado socialmente y equipado técnicamente, acorde con las demandas contemporáneas sustraídas de la investigación inicial.

VER PDF COMPLETO

 

Curso 2018 – 2019

Curso 2017 – 2018

Curso 2016 – 2017

  • Cuatrimestre de Otoño

Curso 2015 – 2016

Curso 2014 – 2015

Curso 2013 – 2014

Curso 2012-2013

Curso 2011-2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *