territorios de excepción

Hay localizaciones urbanas a las que habitualmente el arquitecto no mira pues siente que ese territorio no es un lugar para el desarrollo de ningún proyecto de arquitectura.

El post-suburbio, esta nueva constitución metropolitana, en todas sus posibles variaciones formales –edge cities[1], edgeless cities[2], exurbia[3], o technourbs[4], se nos presenta como un lugar con un extremo potencial para testar situaciones programáticas intensas, correcciones tipológicas y nuevas prácticas de ocupación.

El post-suburbio contiene parques industriales, complejos de oficinas, centros comerciales, centros tecnológicos ligados a la investigación universitaria o algún tipo de combinación entre los cuatro. Además está enlazado por unas infraestructuras viarias y ferroviarias de gran potencia que abastecen y resuelven la logística de estos lugares, motor de futuros crecimientos, que, en cierta manera, hacen que el post-suburbio se transforme en algo menos suburbial y más urbano en la medida en que combina residencia y trabajo, entrando en lo que podríamos denominar una nueva urbanidad.

El argumento sería la reconfiguración de estos tejidos indeterminados desarrollados a espaldas de la ciudad, apoyados en una infraestructura poderosa y limitados en la mayor parte de los casos por entornos naturales y agrícolas. La combinación de estos tres componentes: naturaleza, infraestructura y producción, hace de estas islas un lugar potencial para, desde la disciplina arquitectónica, desarrollar modelos económicos productivos emergentes que compatibilicen vivienda, ocio, trabajo y paisaje, desde una sensibilidad medioambiental que aglutine producción, cultura y bienestar.

Se tendrá en cuenta que lo existente tiene valor, al menos el material, aun a pesar de tratarse de arquitecturas aparentemente sin importancia y ajustadas económicamente a su función específica. La introducción de programas complementarios al existente que mejoren los nuevos espacios de relación de estos lugares que han pasado de industriales a residenciales y/o culturales se podría realizar manipulando lo ya dado con mecanismos de tipo: apilar, perforar, compactar, infiltrar, rellenar, invadir, cubrir, encabalgar, enlazar, injertar, fisurar, implantar, laminar, plegar o vaciar.

Se trata pues de refundar unas estructuras dadas con tipologías híbridas que ofrezcan nuevas formas de socialización, habitar, producción, ocio y prácticas culturales, trabajando a escalas muy diversas, desde la territorial hasta la del volumen edificado, llegando al espacio doméstico, buscando un desarrollo equitativo, justo y sostenible.

El proyecto se plantea como un trabajo de investigación capaz de demostrar la capacidad de la arquitectura para describir, analizar, interpretar y poetizar sobre una realidad dada. La investigación y la experimentación mostrarán otros modos de hacer ciudad en un área cuya ventaja radica en ser un lugar idóneo sin regulaciones y convencionalismos, donde se realizarán esas correcciones tipológicas. El proyecto con una elevada capacidad prospectiva, permite pensar de manera propositiva para que haga emerger nuevas posibilidades de comprender y habitar la ciudad de Madrid y su territorio.

 

[1] Garreau, Joel: Edge City: Life on the New Frontier, Anchor Book sed., New York, 1991.

[2] Lang, Robert: Edgeless cities: Exploring the Elusive Metropolis, Brookings Institution Press, Washington D.C., 2003.

[3] Soja, Edward: Postmetropolis, Critical Studies for Cities and Regions, Blacwell, London, 2000.

[4] Fishman, Robert: Bourgeois Utopias: The Rise and Fall of Suburbia, Basic Books, New York, 1987.

 

Curso 2021 – 2022

Curso 2020 – 2021

Curso 2019 – 2020

Curso 2018 – 2019

Curso 2017 – 2018

Curso 2016 – 2017

  • Cuatrimestre de Otoño

Curso 2015 – 2016

Curso 2014 – 2015

Curso 2013 – 2014

Curso 2012-2013

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *