Zurcidos florales
Las ciudades, como los cuerpos, están en constante transformación.
Quizás la vida cotidiana no lo perciba. Los cuerpos tienden irremisiblemente hacia el deterioro y la desaparición. Las ciudades también, aunque ellas pueden transformarse, estar en continuo movimiento, en vibración, cuando la voluntad política y social les inhala un oxigeno contemporáneo.
La arquitectura no es un elixir universal, no cura lo que la sociedad no permite remediar, pero es la constatación física de los cambios, de las actitudes de transformación,de los movimientos, en ocasiones inapreciables, de los flujos sociales.
No es el momento de los cambios telúricos, es la ocasión de la acupuntura urbana, de las actuaciones decididas fabricadas con la pequeña dimensión, con el conocimiento que aparece por la investigación urbana.

Nada nace de la nada, la información y las referencias son el germen de la arquitectura del presente.
Podemos entender una ciudad nueva en términos de regeneración, una ciudad nueva en el interior de la ciudad antigua, una ciudad inoculada de presente.

Una ciudad que crece desde el presente, de lo que es y lo que está por llegar.

Curso 2021 – 2022

Calificaciones

Curso 2020 – 2021

Curso 2019 – 2020

Curso 2018 – 2019

Curso 2017 – 2018

Curso 2016 – 2017

  • Cuatrimestre de Otoño

Curso 2015 – 2016

Curso 2014 – 2015

Curso 2013 – 2014

Curso 2012-2013

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *